viernes, 12 de septiembre de 2008

La cuestión es no dejar indiferente a nadie. Que te odien o te amen, no importa. Que hablen, que se llenen la boca, que griten, lloren, supliquen, anhelen, deseen. Sobre todo eso. Y tú mientras te tomas una copa de coñac y te ríes de ellos. Sé un desayuno con diamantes o un tranvía llamado deseo. Pero nunca dejes que te toquen. El truco está en magnetizarse la sonrisa, o no enseñarla nunca. Algunas divas nunca sonreían. Puede que tuvieran los dientes picados. Y si bebes café ni se te ocurra olvidar mirar por encima del humo. Ya sabes, como si no importara nada. A fin de cuentas, todos morimos. ¿Por qué molestarse en dejarse tocar? Siéntete y siéntelo, ríete y llora, dales lo que quieren. Date en dosis pequeñas, como los buenos perfumes, pero que nunca te compren. Eres una rockstar, una modelo de pasarela de humo, la última ganadora del oscar a la sofisticación de la soberbia.

4 comentarios:

Missindiferencia dijo...

mira que estas buena! me encanta esa foto!

alejanDriita dijo...

tu si q estas buenaaaaa

Missindiferencia dijo...

tururú!! ya podrias actualizar queno es tan dificil! xDD a no.. que estas esperando a que yo lo haga.. jajajja

HoneeyHooney dijo...

q fotaza niñaaa!